Mostrando entradas con la etiqueta Música. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Música. Mostrar todas las entradas

"La bohéme": La obra elegida para el inicio en el Teatro Colón

LA BOHEME, CUARTA OPERA DE GIACOMO PUCCINI

Por Diego Fischerman

Estrenada en Turín el 1º de febrero de 1896, con la dirección de Arturo Toscanini, La Bohème es la cuarta ópera compuesta por Giacomo Puccini, después de Le villi, Edgar y Manon Lescaut. El escritor Heinrich Mann contaba, en su autobiografía, que su primer contacto con la música de Puccini fue viajando en la plataforma de un tranvía, de Florencia a Fiesole, en 1900. “Escuché a un organillero y unos pocos compases me convencieron de saltar del tranvía para preguntarle qué melodía era ésa.”

Se trataba de Che gelida manina, el aria de Rodolfo en el primer acto de La bohème. Y, más allá de que haya deslumbrado a Mann, el hecho de que apenas cuatro años después de su estreno fuera tocada por un organito callejero dice bastante acerca de las maneras de circular de la ópera en los comienzos del siglo XX –y en Italia– y del éxito inmenso que tuvo ese título. Ya el folletín Scènes de la vie de bohème, de Henri Murger, editado en Le Corsaire, adaptado como obra teatral (La vie de bohème) por su autor junto a Théodore Barrière, en 1849, y publicado en forma de novela en 1851, había sido uno de los hits literarios más grandes del siglo. Y era una verdadera tentación para el mundo de la ópera. De hecho, cuando Puccini decidió tomarlo como base para el libreto que escribirían Luigi Illica y Giuseppe Giacosa, Ruggero Leoncavallo ya estaba haciendo lo propio. Sin embargo, la ópera de Leoncavallo, fue un fracaso. No era sólo el libreto lo que lograba el efecto. Y no se trataba únicamente de una historia de repercusión probada. La ópera de Puccini provocaba escenas de llanto desconsolado en las funciones y eso se debía, además de a esa historia de amor, muerte e ideales rotos, a su infalible sentido teatral y a una manera de componer que hoy no se dudaría en calificar como cinematográfica. El éxito estuvo lejos de ser transitorio: se trata de la ópera más representada de la historia y es la elegida para abrir la primera temporada del Colón luego de su cierre de tres años.

Subirá a escena con puesta, escenografía, vestuario e iluminación de Hugo de Ana, dirección musical de Stefano Ranzani y con Virginia Tola y Marius Manea como protagonistas. El elenco se completará con Marco Caria, Nicole Cabell, Omar Carrión, Luciano Garay, Denis Sedov, Kevin Burdett, Fernando Grassi, Leonardo Estévez, Ricardo Cassinelli, Leandro Sosa y Sebastián Angulegui. Aunque uno de sus actos formará parte de la inauguración, la función de estreno será el miércoles 26, a las 20.30.

Fuente: Página 12

Una multitud eufórica celebró el Bicentenario de la patria

Más de un millón y medio de personas, según los organizadores, se sumaron a los festejos en el Obelisco y el Cabildo; a la medianoche, sonó el Himno Nacional y hubo fuegos artificiales

En la cuarta jornada, sonó el tango y el folkloreBanderas flameando, cánticos patrióticos y fuegos artificiales alrededor del Obelisco y del Cabildo caracterizn el festejo por los doscientos años que la patria cumple este 25 de Mayo.

A la medianoche, el show de Soledad en el Paseo del Bicentenario se detuvo por unos instantes, para mostrar la transmisión de la interpretación del Himno Nacional desde el Valle de la Luna, en San Juan, cantado por un coro numeroso acompañado por una banda policial.

La interpretación musical en la provincia de San Juan, transmitida por cadena nacional, se realizó frente a la geoforma "El submarino", en el Valle de la Luna, en cuya silueta se proyectó parte del texto de la canción patria e imágenes de "rotas cadenas" y de cintas albicelestes, mientras era cantado el Himno.

Los más de un millón y medio de asistentes, según informaron los organizadores, siguieron con euforia y emoción la celebración del Bicentenario, que en la cuarta jornada de festejos contó con un desfile de automóviles, espectáculos de tango y folklore y un homenaje musical al cine nacional.

Al ceder el mal tiempo, que obligó a suspender la programación del domingo por la noche, el público se volcó en forma masiva al evento, que según cálculos de los organizadores, llegó a contarse en más de un millón y medio de personas.

En el comienzo, los autos de industria nacional, colectivos antiguos, carros de bomberos históricos, taxis porteños y motocicletas de época protagonizaron esta tarde el primer homenaje del día bajo la convocatoria de "200 autos argentinos para 200 años de la Patria".

Autos Torino del año 1966 a 1980, Gordinis, Renaults de la década de 1960 y un Chevrolet con un motor réplica de 1930 fueron parte del desfile. "Son todos originales a pesar de que hay pocos en el país", explicó Maximiliano Pallochini, presidente del Club Amigos del Torino.

Julio Angel Carrera, con una réplica de Chevrolet creada con materiales del año 1930, contó: "Siempre que salgo con el Chevrolet la gente me para porque quiere verlo en detalle o preguntarme por él".

Así, desde las 15, comenzó con su homenaje al folklore, Jaime Torres y Gustavo Santaolalla, le siguió Teresa Parodi (con Bruno Arias y Chiqui Ledesma), Liliana Herrero, Orozco Barrientos e Isabel Parra (Chile).

Continuó la proyección del partido Argentina-Canadá , y pasadas las 18.10, el homenaje musical a las películas del cine nacional con la proyección simultánea de los films más representativos. Estuvo a cargo de la Orquesta Sinfónica Nacional, el Coro Polifónico Nacional y de solistas vocales e instrumentales. Los mismos fueron presentados por Vitillio Ábalos, Leonardo Favio, Laura Piazzolla, Antonio Skarmeta, Gato Barbieri, Gustavo Santaolalla, Susana Lago, Guillermo Fernández, Esther Goris y Víctor Laplace.

Pasadas las 21, retomó el folklore con las presencias de Los Kjarkas (Bolivia), Los Olimareños (Uruguay), el El Chaqueño Palavecino y Soledad.

El tango, en tanto, quedó reprogramado a partir de las 22.35, aunque finalmente comenzó una hora más tarde. Los shows contaron con las presencias del Tata Cedrón Dúo, Rodolfo Mederos Trío, Ariel Ardit y el regreso a escena, después de siete años, del pianista Horacio Salgán al frente del Quinteto Real.

Finalmente, cerca de las 2 de la madrugada, se presentó la Selección Nacional de Tango, con la participación especial de Leopoldo Federico, acompañada con la voz de Susana Rinaldi.

Fuente: La Nación

En medio de polémicas, reabrió el Teatro Colón

Abrió por primera vez en 1908

En medio del desplazamiento de 138 empleados y el conflicto generado por la transmisión del evento, la sala centenaria reabrió sus puertas luego de tres años y medio de reconstrucción y restauración. La programación artística de la función incluyó la danza de Huemac, El Lago de los Cisnes y La Boheme.

En medio del conflicto por el desplazamiento de 138 empleados y la polémica generada por la transmisión del evento, el Teatro Colón reabrió sus puertas luego de tres años y medio de reconstrucción y restauración.

En ese sentido, el delegado general de la Asociación de Trabajadores del Colón, José Piazza, se refirió en Radio América a la situación de los trabajadores del teatro, de los cuales 138 fueron desplazados hacia la administración pública porteña.

"El Gobierno de la Ciudad apeló y el juez falló a favor de los trabajadores, eso quiere decir que ya deberían estar trabajando otra vez en el Colón", afirmó el delegado quien informó que no asistirá hoy a la reapertura del coliseo en rechazo a la situación por la que atraviesan sus pares.

Además, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires investigará a partir del próximo miércoles los motivos por los que se cedieron los derechos de transmisión del teatro Colón a Canal 13.

"No corresponde la exclusividad porque es un acto oficial y un acto público", dijo la titular del organismo, Alicia Pierini, al referirse a la trasmisión de la reapertura del Teatro Colón.

Frente a la denuncia, el Gobierno de la Ciudad informó que "todos los canales de TV abierta y por cable que tengan su móviles acreditados" recibirán señal del canal privado El Trece para trasmitir en directo la función especial.

El público disfrutaró de una programación artística que incluyó la danza de Huemac, el acto tres de El Lago de los Cisnes y el segundo acto de la ópera La Boheme.

La reapertura del Teatro Colón, que fue inaugurado en 1908 poco antes de los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo, se constituye en un hecho histórico al reabrirse, con los festejos del Bicentenario, tras las obras de restauración que rescatan el lugar que tiene el principal coliseo argentino a nivel mundial.

Fuente: Diagonales

Morena Leza en Ciudad Vieja de La Plata

http://2.bp.blogspot.com/_Obsfun0tZDU/S_mTK3PreuI/AAAAAAAAT6E/lRoiXYfg1D4/s1600/Morena+Ciudad+Vieja.jpg

El miercoles 2 de junio en Ciudad Vieja (17 y 71) vuelve a presentarse Morena Leza, anticipando el nuevo disco titulado "En Vivo Porque Si" que verá la luz el mes próximo. Morena estará acompañada por Juan Pastrana en guitarra y Sebastián Alonso en Percusión, y presentarán el nuevo repertorio compuesto por flolklore argentino, latinoamericano, frances y africano.

Se destaca que para esta presetación participarán como invitados Juanchi Gascón en guitarra y Kelly Valdivia Torres en cajón Peruano.

De La Plata, a todo el país

La Función de Gala con la que el Teatro Argentino de La Plata celebrará el Bicentenario de la Patria, que se llevará a cabo el miércoles, a las 20.30, llegará en directo a los bonaerenses y a los habitantes de todo el país por satélite, televisión y radio.

Ese día, con la participación de la Orquesta, el Coro y el Ballet Estables, se interpretará el Himno Nacional, el ballet "Estancia" (Suite) de Ginastera y la ópera "Ainadamar" de Golijov.

Habrá transmisión radiofónica en directo con LS 11 Radio Provincia como cabecera de una cadena que comprende a otras 35 emisoras bonaerenses. Además, Radio Nacional Clásica transmitirá el espectáculo en diferido el sábado 29 de mayo, a las 14. Asimismo, Canal 7, la Televisión Pública, emitirá flashes en directo para todo el país y, en fecha próxima a confirmar, difundirá en diferido la función íntegra. La velada también se transmitirá, a través de satélite y en vivo y en directo, para el público reunido en los teatros de once ciudades de la provincia de Buenos Aires.

Fuente: El Día

Candombe y función de gala por el festejo bicentenario en La Plata

Hoy habrá candombe en Tolosa

La Región continuará hoy con las actividades programadas para celebrar el Bicentenario del país.

A las 15 se realizará el "Candombe del 25", espectáculo que se llevará a cabo en Tolosa, en el que desfilarán 17 comparsas por calle 3 desde 528 a 521.

En tanto, a las 20:30, en el Teatro Coliseo Podestá, se realizará la "Función de gala", Concierto la Orquesta de Cámara de la Municipalidad de la Plata.

A las 23, en Plaza Moreno se entonará el Himno Nacional Argentino y la salva de 21 cañonazos esperando el Bicentenario a cargo del Regimiento 7.

EN BERISSO

En Berisso, a las 20, se realizará el concierto de violines a cargo del Grupo de Cámara de la Orquesta Escuela de Berisso, en las instalaciones del Instituto Canossiano San José (166 entre 11 y 12), finalizando con la entonación del Himno Nacional Argentino, a coro, con todo el público presente.

A las 23:59 sonarán las sirenas del cuartel Central de Bomberos Voluntarios y de sus dos destacamentos a fin de anunciar el inicio del 25 de mayo en los 200 años de la Patria.

OTROS FESTEJOS

A las 11, en la plaza del barrio Centinela, de 170 entre 46 y 47, organizan el Centro de Fomento El Centinela y la comisión de vecinos autoconvocados sin techo la jornada del Día de la Patria. Habrá juegos, sorteos, carreras de bicicletas, títeres, cine, elección del vecino solidario.

A las 17, se inaugurará un mural alegórico en el salón de 31 y 50 del Campito Nº 5, Gambier.

En tanto, a las 19, en el Centro de Fomento Mundial (9 y 529) realizará un acto de Evocación Patriótica de la constitución del primer Gobierno Patrio, al cumplirse el Bicentenario. Se interpretará el Himno Nacional Argentino, se pronunciará una Alocución evocativa de la gesta de Mayo, y se interpretarán Danzas folclóricas. La celebración contará con la actuación del Coro Vox Dei en el intermedio musical.

Fuente: El Día

Esa chica: Fabiana Cantilo

Fabiana Cantilo

El 8 de junio en el Gran Rex presenta nuevo disco, En la vereda del sol. Allí siempre debió haber estado pese a la falta del reconocimiento como una de las grandes del rock autóctono. Una nueva oportunidad para apreciar todo su talento.

Por Jorge Belaunzarán

Hija de rigor (2007) lo primero que provocó fue comentarios por el título. Como si la amnesia sobre el origen fuera un mal contagioso, las feministas cuestionaron el uso de la expresión en un país en el que a diario mueren mujeres por maltratos masculinos; variopintos machistas sonrieron con mueca que tira hacia atrás un costado de la boca en clara expresión de ya lo sabíamos. A pocos se les ocurrió que Fabiana Cantilo podía permitirse esa expresión sin necesidad de tantas pavas interpretaciones.

Al escuchar el disco, el vituperio fue mayor: imperdibles catorce canciones que provocaron señales de asombro, pero pocas acciones de reconocimiento.

Fabi, como cariñosamente se le dice las más de las veces (y disimulando desprecio varias otras), al decir general, se destapaba. Más que nada, de ella misma.

Luego de años siendo la intérprete de canciones ajenas (en muchas oportunidades mejor que las originales; pero eso sólo se le reconoce a Mercedes Sosa), incluso de haber facilitado la explosión de Andrés Calamaro en Argentina por su versión de Mi enfermedad (dicen que Andrés se lo cedió porque no tenía mayor fe en él), de haber sido para el púbico la novia preferida de Fito Páez y de haberse convertido en éxito comercial con Inconciente Colectivo (2005), Cantilo realizaba con apoteótico arrojo un último acto en pos del reconocimiento. El que merecía tanto como se le negaba.

Las asociaciones son tan libres como arbitrarias (¡cómo molesta la gente que hace lo que desea, ¿no cierto Cantilo?), ¿por qué no entonces decir que el derrotero de aquel disco de 2007 terminó en internación? Después de todo, no hay varones que deban escuchar que sus discos son de los mejores que dio el rock masculino. El género sólo vale para mujeres. Y más si son chicas, como Cantilo.

Las chicas (del rock y de cualquier lado) desean un lugar en el mundo, que para ser mundo debe ser visto, y para ser lugar necesita ser deseado. Las chicas (del rock y de cualquier lado), creen que el amor y el afecto superará egoísmos y envidias. Las chicas (del rock y de cualquier lado), como los chicos, quieren rock: actitud, osadía, libertad, entrega, tolerancia, vuelo, sueño, ambición, el cielo, el infierno, la luna, el sol. Quieren todo. Las mujeres, más bien, y según el inconciente colectivo, quieren leyes que les garanticen respeto. No está mal. Por el contrario. Pero la ley llega cuando no hay acuerdo, cuando el respeto falta por abuso de uno, por impotencia de otro. La ley es renunciar a Imagine, de John Lennon. Por eso el rock no es ley. Estrechamente vinculado al espíritu más atávico, el rock conecta a los seres y las cosas, acerca a lo más profundo de lo humano, que de ninguna manera es sólo lo noble. Claro, ese rock no es un género, es un duende tras el cual chicas y chicos dejan el alma.

En sus primeros recitales pos internación, Fabiana Cantilo estaba menos locuaz que de costumbre. Cada cada canción despejaba cualquier duda de que no se tratara de ella. Sin embargo pese al resguardo había un dolor en el ambiente, como una lastimadura que no se podía proteger lo suficiente y el contacto con el aire hacía rememorar lo que conviene recordar sólo en canciones. Había, también, una especie de comunión con el público femenino. No se trataba de segregación, parecía la búsqueda de reconocimiento de las pares. Y Cantilo parecía feliz.

Dijo por aquellos días: "Cuando salí de la clínica bajé un par de cambios. Sé que hablo mucho menos, estoy mucho más callada y meditativa, pero lo demás sigue igual".

Quieran todos los astros que sea cierto. Para que siga haciendo bellas canciones, las cante sin igual, haga divertir a quienes la ven arriba de un escenario con sus agraciados movimientos de infanta, púber, joven, mujer. Siempre en minifalda, siempre chica.

Necesaria. Como la enfermedad. Sin ella sería imposible saber qué es la salud. Y qué santo remedio es el rock.

Fuente: Asterisco

Madeleine Peyroux en Argentina

Madeleine Peyroux en el Gran Rex el 3 de Junio de 2010

Ya se lanzó la venta de entradas para Madeleine Peyroux y también se confirmó el horario de su show.

Madeleine Peyroux es una de las vocalistas más exitosas y una de los mayores prodigios vocales de los surgidos en los 90. Su voz es similar a Billie Holiday y por eso también la han consagrado muchos, aunque a ella no le agrada ya que nunca es beneficioso ser parecido a otro artistas.

Su carrera floreció cuando formo parte de la Lost Wandering Blues & Jazz Band, con la que estuvo de gira por Europa durante varios años. Para luego, de vuelta en Estados Unidos, debutó con “Dreamland“, su primer disco solista que vendió más de 200.000 copias y dio repentinamente su fama.

Ocho años después, durante 2004 editó su segundo trabajo, “Careless Love“, con el que todavía obtuvo mayor éxito y le confirmó como una de las favoritas de la crítica. Ese mismo año también llegó a las tiendas “Got You On My Mind“, un dúo con William Galison y en 2006 graba su tercer trabajo, “Half The Perfect World“.

En Marzo del 2009, lanza a la venta “Bare Bones” prometiendo ser un éxito absoluto, y tal es asi que se presenta Madeleine Peyroux en el Gran Rex en tres fechas ya confirmadas.

El Teatro Gran Rex de la Ciudad de Buenos Aires es uno de los teatros históricos, que más aportó en los últimos años a la movida musical nacional e internacional.

Por su infraestructura impecable (en ambientación, en sonido y en comodidades para el espectador), y su capacidad para unas3.300 personas, el Teatro Gran Rex se perfila como un espacio ideal para el artista y para el público. Se logra un show masivo, en un ambiente íntimo, y con un entorno que permite aprovechar hasta los detalles más pequeños del show.

El Teatro Gran Rex está ubicado en la famosa Av. Corrientes 857, en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires (a 2 cuadras del Obelisco).

Hasta allá se puede llegar con las líneas de subte B, C, o D, y con los colectivos 6, 7, 9, 10, 17, 23, 24, 26, 29, 45, 50, 59, 70, 99, 100, 109, 111, 142, 146, y 155.
Entradas en Venta

La venta de entradas para Madeleine Peyroux en el Gran Rex ya comenzó. Existe una preventa con descuento únicamente para los clientes del banco Santander Rio (desde el 23 de Abril al 6 de Mayo), la venta de entradas al publico general comenzará el 7 de Mayo.

Podes comprar entradas en la boletería del Teatro Gran Rex y también mediante Ticketek, por internet o telefono (llamando al 5237-7200). La Fecha: Jueves 03 de Junio de 2010 a las 21:00 hs.

Fuente: quelapaseslindo

Agarrate Catalina esta noche cerrará una extensa gira por el país

La murga de la civilización o barbarie uruguaya

Luego de una extensa gira por el interior, que comenzó los primeros días de abril y pasó por Chubut, Río Negro, Neuquén, Córdoba y Santa Fe, la murga uruguaya Agarrate Catalina cerrará esta visita al país con un doblete de toques esta noche, en La Trastienda, Balcarce 460, a las 21 y a las 23.30.

La agrupación copará con su carnaval el local de San Telmo, en esta oportunidad con el espectáculo Civilización y luego de haber formado parte tanto de los festejos por la asunción de José Mujica como presidente del Uruguay (Agarrate Catalina también fue la responsable de musicalizar la campaña electoral de "Pepe") como de la celebración por el Bicentenario de la Revolución de Mayo (el viernes actuaron en el escenario ubicado en la 9 de Julio, con artistas locales, como Fito Páez, Estelares y León Gieco, entre otros).

Luego de su última parada en la Argentina, este nuevo espectáculo, que caricaturiza lo bueno y lo malo del ser uruguayo (incluido un cuadro bautizado "Civilicemos al Pepe"), continuará su raid por Cuba y, luego de verificar la creciente demanda de este lado del Río de la Plata, no sería extraño que antes de fin de año vuelvan a cruzar el charco para una nueva y colorida entrega.

Las entradas (desde $ 40) se consiguen a través del sistema Ticketek y en La Trastienda.

Fuente: La Nación

Horacio Salgán: La vuelta de una gloria

Entrevista Horacio Salgán. El legendario pianista de tango, de 93 años, hoy regresa a los escenarios. Estaba retirado desde 2003.

Por: Laura Gentile

Su última actuación fue en el año 2003, en el desaparecido El Club del vino, junto a su histórico Quinteto Real. Lo que empezó como un descanso se convirtió en un casi retiro no anunciado. Sin embargo, siete años después, el gran maestro Horacio Salgán, verdadera leyenda viva del tango, volverá a los escenarios hoy, cuando actúe en el segmento tanguero de los festejos del Bicentenario. Todo un lujo para una fecha tan especial.

Autor de clásicos como A fuego lento, Don Agustín Bardi y Aquellos tangos camperos, y de alrededor de 400 arreglos musicales, admirado por músicos europeos como Arthur Rubinstein o el compositor Igor Stravinsky, sus composiciones fueron interpretadas inlcuso por la Orquesta Sinfónica de Berlín. Recién levantado de una siesta, Salgán, de 93 años -el 15 de junio cumplirá 94- conversa con Clarín y explica por qué decidió hacer una excepción y volver a actuar, para el Bicentenario. "Precisamente por eso -responde-. Porque yo quiero mucho a mi patria, y este acontecimiento tan extraordinario, tan caro para los argentinos, es lo que me lleva a mí a una nueva actuación tocando el piano. Y lo hago con mucho entusiasmo, con mucho amor por la música... y en este caso, especialmente, con mucho amor por el tango".

Dedicado profesionalmente a la música desde los 14 años, Salgán cuenta los motivos de su alejamiento. "Decidí no actuar más cuando cumplí los 75 años de trabajo. Porque considerando la edad que tenía... y que tengo, pensé que me vendría muy bien tomarme un descanso, por eso decidí retirarme de las actuaciones ante el público". ¿Y nunca se arrepintió de haber dejado de tocar? "No -responde-, me hubiera gustado seguir tocando, pero no me arrepentí porque siempre seguí trabajando en instrumentaciones, en escribir algunos arreglos para el disco que grabará este año el Quinteto Real con mi hijo, César, ocupando mi lugar, y siempre seguí tocando el piano en mi casa, y seguí escribiendo algunos arreglos también para Orquesta Sinfónica... eso es lo que estuve haciendo en todo este tiempo".

Consultado sobre cómo ve a los nuevos músicos del género, lamenta no tener el tiempo suficiente para escuchar "lo que se está haciendo (...) El poco tiempo que tengo libre, que no es mucho -explica-, generalmente lo dedico en su mayor parte a escribir y trabajar, una constante en mi vida".

Su vuelta empezó a gestarse el año pasado. "Nos estuvimos presentando en el Centro Torcuato Tasso, en dos ciclos realizados en junio y noviembre -explica César Salgán, quien ocupa su lugar en el quinteto, tanto en el piano como en la dirección-. Y en noviembre vino Ubaldo De Lio a tocar. Por cuestiones de salud él no toca siempre con nosotros. Y uno de esos días vino mi padre y lógicamente daban muchas ganas de que subiera al escenario. Ahí empezamos a pensar que en algún momento iba a volver a tocar".

Su presentación en el escenario del "Paseo del Bicentenario" será en el segmento "Tango de mi Patria", hoy a las 19. Aunque prefiere no develar qué temas interpretará esta tarde, la actuación del Quinteto empezará con César y Esteban Falabella, para luego dejarle el lugar a Salgán y a Ubaldo De Lio.

En el segmento de tango, también actuarán Juan 'Tata' Cedrón, Rodolfo Mederos, con Ariel Ardit como invitado. Y el final estará a cargo de la Selección Nacional del Tango, una formación integrada por maestros como Leopoldo Federico, Julio Pane y Mario Abramovich, con la voz de Susana Rinaldi como cantante invitada.

Un festejo inolvidable para una vuelta con la que muchos ya habían dejado de soñar...«

El dato

Es muy probable que ésta no sea la única vez que Salgán actúe en un escenario. Este año su Quinteto Real cumple 50 años y el maestro participará en los festejos.

Fuente: Clarín

Miguel de Caro, saxofonista argentino

Al maestro con cariño. Creció escuchando a Pugliese. Eligió su profesión inspirado en él. Y un día compartieron escenario.

Por: Eduardo Slusarczuk

Miguel de Caro cuenta que, desde muy chico, en su casa escuchaba la música de Osvaldo Pugliese, porque la escuchaban los mayores. "Tendría cinco años, más o menos, pero ya tenía tomada una decisión. Yo iba a ser músico. No había dudas en torno a eso. Ahora, qué tipo y cuál iba a ser la música que me iba a impulsar a cumplir ese deseo de ser, no lo tenía claro", recuerda.

¿Ni siquiera había algún indicio por mandato familiar?

No. Imaginate, yo soy de los Beatles. No fui un gran escuchador de tango. A mi familia le gustaba, y lo bailaba. A mí, la música que más me interesaba era la de Pugliese. Me sentía más identificado con su orquesta que con otras. Siempre me transfirió emociones.

Fiel a su convicción, el sobrino nieto de don Julio de Caro rindió tributo a su idea de infancia y se metió de lleno en el mundo de la música. "Tocaba con Los Golden Boys, el Dúo dinámico, Los seis para el folclore, como sesionista de grupos extranjeros", enumera. Pero algo no estaba del todo bien. "Sentía que mi lugar dentro de la música no estaba completo. Era músico, sí, pero me faltaba algo", admite.

A tal punto fue así que, en 1984, Miguel cortó los lazos musicales que había tejido a lo largo de sus años de músico y, sin prestar atención a las casualidades, puso un estudio de Canning y Corrientes. "Me gustó el lugar, y alquilé ahí. Justo en la esquina Osvaldo Pugliese", cuenta el músico.

Casi todo el año siguiente, la vida transcurrió sin sobresaltos para De Caro. Pero la calma no duró mucho más. En un momento del '85, armaron un escenario muy grande sobre Corrientes, a pasitos de su estudio, y una persona de lo que era el Consejo Deliberante le consultó si podía prestar sus equipos para el espectáculo que se llevaría a cabo allí. "Celoso yo de prestar mis equipos a alguien desconocido, me fui hasta la esquina para ver quién iba a tocar. Y era, ni más ni menos que, Osvaldo Pugliese", cuenta Miguel, quien recuerda que pensó: "A este tipo no le puedo negar mi equipo". "Así que puse todo a disposición del maestro", dice.

De Caro aprovechó el concierto para darle un abrazo "al viejo". "No me podía perder la oportunidad", justifica. Y agrega que "durante el concierto, escuchar Emancipación, La Yumba" hizo que le empezaran a laburar cosas en la cabeza, y pensar: "Este tipo se está bancando, con su orquesta, el olvido del tango. Cómo me gustaría estar cerca de él de otra manera, como músico, compartir algo".

"Si hubiera tocado el bandoneón, iba y me probaba de una en la orquesta. Pero yo toco el saxo, así que, para enfrentar esta música, qué carajo podía hacer. Tenía que romper con todo", rememora Miguel. No fue fácil: "El tema es que era una jugada. Era el momento de decidir si iba a tomar el lugar de lo que había elegido ser. No es una pavada. Marcó un paso importante en la vida mía. No fue un chiste. Todo el mundo me decía que estaba en pedo. Con el saxo no llegás a ningún lado, pibe, me refregaban los tangueros. Pero enseguida pensaba que si ese tipo se la jugaba, porqué no podía hacerlo yo. Ahí decidí ser músico de tango. Así, ciegamente. Y me tocó vivir algunas cosas horribles. Ver cómo las minas los cagaban a los bandoneonistas por ser unos soñadores que no llevaban un sope a casa, y para los que toda posibilidad de ganar estaba perdida."

El deseo pudo más. El saxofonista formó su grupo, y enseguida entró a grabar. Mientras, aquello de Pugliese había quedado como el momento en el que aquel beatlemaníaco de antaño decidió tocar tango, y en el que logró estrechar la mano del maestro."

De Caro detiene el relato, y reflexiona: "Yo digo que la historia la escribe otro, y que vos tenés que seguir el guión. Si no, hay cosas que no se entienden". Y lo que dice que aún no entiende es cómo fue que con su primer disco de tango, Saxotangueando, compartió la terna de los Premios ACE con su amigo Raúl Garello y Astor Piazzolla. O cómo fue que se hizo amigo de Juan Carlos Gorrindo, un difusor del género, justo antes de que fuera nombrado asesor de Cultura de la Provincia de Buenos Aires.

Porque ambas cosas, la nominación y el gusto de Gorrindo, coincidieron para que De Caro recibiera una invitación a participar en un festival en la localidad de San Martín, junto a otro artista del género. "Cuando me enteré de que iba a compartir el escenario con Osvaldo Pugliese me quería matar", dice De Caro, con una expresión que no debe ser muy distinta a la de aquel día. "Fue pensar en aquella decisión, y entender que mi sueño estaba cumplido", concluye.

Hubo más. Hubo mesas de truco con el maestro, y otros tablados que los reunieron. Hubo un pedido de un tema en homenaje a Plácido Domingo, a 25 años de su debut en el Colón. Hubo cinco discos. Partes de la misma historia. Partes de otros sueños.«

Información

Miguel de Caro presenta su quinto CD, "Escualo", que incluye temas propios, y de Richard Galliano y Astor Piazzolla, entre otros, con su formación de saxo, piano, bandoneón y percusión, en el Teatro Presidente Alvear, Av. Corrientes 1659, el 8 de junio, a las 21 hora.

Fuente: Clarín

Se agregan 4 funciones en la ciudad de Buenos Aires


“Mamá, quiero bis”, (Bs As)
músicos invitados:
Martín Telechanski, Diego Pojomosvky y Sebastián Monk
(¡en orden de llegada a los ensayos!)

4 nuevas funciones: 29 y 30 de mayo; 5 y 6 de junio
Plateanet: Tel: 5236 3000
Teatro Metropolitan
Av. Corrientes 1343
Tel: 5277 0500

Mirá para arriba, un espectáculo de danza aérea que recorre la historia argentina

Estarán Tonolec y la Orquesta de Tango de la Municipalidad de La Plata

El grupo Élevé danzará a las 18 sobre el edificio de La Torre I (12 y 51)

Mirá para arriba, algo está por pasar frente a los ojos de los espectadores que se acerquen esta tarde, a las 18, a las inmediaciones de la Plaza Moreno, sobre el edificio de La Torre I (12 y 51), cuando un grupo de actores lleven adelante un espectáculo de danza aérea para desarrollar un recorrido por los 200 años de la historia argentina.

Los festejos del Bicentenario se completarán con la presentación del grupo folclórico Tonolec, con Charo Bogarín y Diego Pérez y la Orquesta Municipal de Tango La Plata.

Una presentación de la compañía Élevé que incluye el despliegue de telas sobre la fachada del edificio, con el acompañamiento de luces y música original.

La iluminación y el sonido acompañarán cada uno de los pasos dados sobre cada edificio, generando un clima que atrapa y transporta.

“Lo que se va a hacer en el espectáculo es relatar un poco la historia de estos doscientos años desplegando una tela de diecisiete por diez metros, ahí se van hacer proyecciones, trasladando al espectador a la Revolución de Mayo, al Cristo de los Andes, a la guerra de Las Malvinas, al Golpe de estado, a la vuelta a la democracia y vamos a terminar con una coreografía que simboliza un poco la importancia que tiene el amor y la unión en este 2010", detalló el director de la compañía Horacio Olano a Diagonales.

"En la fachada del edificio se despliega una lona preparada para que podamos correr y en el momento que estamos ahí se proyectan imágenes que trasladan al espectador a estos momentos. La música es original y lo que también va a haber es el descenso de una violinista que va a bajar desde la terraza del edificio por un cable de acero tensado que desciende hasta una plazoleta enfrente a la Municipalidad", continuó.

–¿Han realizado previamente un espectáculo de este tipo?

–En el marco de la historia del Bicentenario no, pero hemos realizado un espectáculo similar que se llama Fuera de órbita, que es sobre las etapas de la vida.

–¿Cómo fueron los ensayos?

–Se trabaja primero desde el guión y el armar la historia que uno quiere relatar. Y en función de eso, después se trabaja con el diseño de las imágenes, de las proyecciones que se van a emitir sobre la pantalla y luego con la música, acompañando cada uno de los momentos. A partir de ahí se empiezan a hacer ensayos a menor altura, sobre todo para definir un poco lo que van a ser los movimientos coreográficos. Por último lo que solemos hacer, es el ensayo previo en el lugar.

–¿Cómo se inició la compañía?

–Comencé trabajando en una compañía haciendo espectáculos sobre fachadas de edificios en el año 2000. Pero mi formación tuvo lugar en Europa desde el 2006 al 2008; a fines de ese año me volví y conformamos Élevé, que es una fusión de actores de De la Guarda y Fuerza Bruta con la idea de hacer un espectáculo de mucha más altura sobre fachadas de edificios. Élevé tiene tan sólo un año y dos meses y en este tiempo hicimos siete espectáculos. El último fue la inauguración del edificio más alto de Sudamérica en Santiago de Chile, Torre Titanium, hace dos semanas. En el marco del Bicentenario es una apuesta nuestra muy importante que tenemos ganas de llevar acá en La Plata, por la gente que convoca, por el espacio que hay abajo, por la plaza. Necesitamos un edificio que tenga lugar para convocar gente para ser apreciado por todos los presentes.

–¿Qué lo motivó a formarse en esto?

–Nos genera mucha adrenalina ver a tanta gente, nosotros siempre buscamos convocar masas porque es un espectáculo gratuito y después de tanto trabajo queremos que la gente lo pueda disfrutar. Nos da muchísima satisfacción al final cuando todo sale bien y genera mucha creatividad el poder desarrollar una propuesta y llevarla a cabo. En este caso, haber soñado con desplegar una tela tan grande sobre la fachada de un edificio, el generar las proyecciones, el diseñar la música y estar hoy trabajando sobre la fachada del edificio significa que esto va por buen camino.

–¿Implica algún tipo de condición física para poder llevarlo a cabo?

–Somos todos actores que nos hemos formado en la rama de la danza y lo acrobático. Constantemente estamos trabajando en esto, así que la condición física implica trabajar y seguir formándote en esta disciplina, pero en cuanto a una llevar una dieta no. Élevé como compañía, tiene una escuela y estamos dictando clases siempre, eso forma parte también del entrenamiento.

–¿Tuvieron algún inconveniente en alguna ocasión?

–No, por suerte no. Trabajamos con técnicos profesionales y lo que siempre se sobredimensiona es esta cuestión de los anclajes para no tener ningún tipo de problema.

Fuente: Diagonales

Festejos por el Bicentenario de la Patria en la Plaza Moreno de La Plata

Tonolec

Hoy desde las 18 hs. el grupo de danzas aéreas Elevé protagonizará el espectáculo central de los actos que se desarrollarán en Plaza Moreno en el marco de los festejos por el Bicentenario de la Patria. La torre administrativa de 12 y 51 se transformará en un gigantesco escenario para que estos particulares actores realicen movimientos aéreos.

Será un inusual espectáculo que, a través de los movimientos, la iluminación y el sonido desarrollará un recorrido por los 200 años de nuestra historia, comenzando por la Revolución de Mayo, el cruce de los Andes, Malvinas, el Golpe de Estado y la vuelta a la democracia.

También estarán presentes en la jornada, la Orquesta Municipal de Tango Ciudad de La Plata, dirigida por Carlos Rulfi y Jorge Vignales, el Ballet Casa del Tango, conducido por Andrea Guassardo y el dúo de música aborigen Tonolec integrado por la cantante Charo Bogarín y Diego Pérez, quienes por medio de la fusión de los géneros electrónico y étnico crearan un clima ritual y de fantasía ancestral. Como cierre del evento habrá fuegos artificiales. En caso de lluvia, el acto se suspende para el día domingo 30 de mayo a la misma hora.

Fuente: El Día

"La Dulce" de Samantha Navarro pisa el suelo platense

La banda uruguaya presenta Sed, su segunda producción musical a las 21.30, en ciudad vieja

“En este espectáculo va a estar La Dulce completa y vamos a presentar canciones de Sed, el último disco y algunas canciones nuevas que no están en ningún disco. También tendremos algunos temas de nuestra primera producción que grabamos en vivo en el 2004 en la sala Zitarrosa”, comentó Samantha Navarro, la voz compositora de esta banda montevideana que esta noche pisará el suelo platense en la esquina de Ciudad Vieja (17 y 71), a las 21.30.

El grupo liderado por Navarro (composición, guitarra y voz) se completa con Ana Claudia de León (batería y percusión), Andrea Viera (saxo y flauta traversa), Mariana Vázquez (guitarra, acordeón y cavaquinho) y Eduardo Yaguno en bajo. Y esta noche la banda contará con la presencia de un invitado de lujo, Martín Buscaglia, quien también es el productor de su segundo disco.

–¿Qué género musical los engloba?

–Digamos que La Dulce tiene un poco de todo, como un género que también define Kevin Johansen: el degenerado. No tan exagerado como él, pero coqueteamos con diferentes ritmos, lo cual nos ha generado algún problema, tenemos un poco de todo. Desde candombe, pasando por rock, por funk, pop, no hay una definición clara que nos englobe porque además fuimos variando las inclinaciones musicales. Ahora hacemos candombe pero no con los instrumentos típicos, lo llevamos a otro tipo de percusión.

–¿Cuándo fueron los inicios de la banda?

–En octubre del 2000 fue la conformación del grupo, pero al principio éramos Andrea Viera, Ana Claudia de León y yo. Venía de sacar hacía poco mi tercer disco como solista, con una banda súper rockera, pero muchos de los músicos que la integraban se fueron de viaje, y quedé a la deriva. Como conocía a las chicas y tenía ganas de explorar por un lado más acústico nos conformamos como grupo musical. Desde ese tiempo a esta parte, fuimos creciendo y buscando otras sonoridades, por momentos tuvimos momentos más melódicos, otros más rockeros, otros más de candombe y dentro de esa búsqueda tuvimos un regreso al sonido fuerte. A partir de ahí empezaron a ingresar el resto de los integrantes.

–¿Desde el inicio el proyecto se llamó La Dulce?

–Sí, desde siempre fuimos La Dulce. La gente que se incorporó se fue adaptando al formato pero siempre desde adentro.

–¿Por qué eligieron este nombre?

–Teníamos varias opciones, y entre ellas estaba, una opción que era Samantha Navarro y los dulces. Andrea consideró que estaba bueno el nombre La Dulce directamente, porque tenemos un costado bastante tierno y por otro lado también energético que genera esa contradicción.

–¿El hecho de que provengan de diferentes géneros, los beneficia a la hora de componer?

–Sí, claro. En el tema de la composición, yo he sido la más compositora, porque tengo años de hacer canciones de esto y también tengo práctica en el rechazo, en que a los demás no les guste. Y en la parte del arreglo es más fácil ponerse de acuerdo que si tuviéramos que acordar en la composición musical.

–¿Te pasó de presentar algún tema que la banda haya rechazado y después como solista fue un éxito?

–Y sí, me pasa. Otras veces intento que lo incluyan en el repertorio y a veces sale un éxito, lo cual no implica que les haya gustado, les sigue sin gustar pero por lo menos sí le gusta.

–¿Cómo es la repercusión de La Dulce en Uruguay?

–Ya estamos en un lugar que somos conocidas, a pesar de que no somos re contra populares, pero tenemos un montón de seguidores y somos conocidas.

–¿Por qué eligieron La Plata para presentarse?

–Hace muchos años que queremos ir a La Plata porque nos dijeron que hay gente muy copada y joven que disfruta de este tipo de espectáculo y teníamos muchas ganas de ir para allá. Yo estoy feliz de la vida de que nos podamos presentar allí.

Fuente: Diagonales

Más de 40 coros locales que reúnen a mil cantantes le pusieron música a la Ciudad de La Plata

Coloridos festejos por el Bicentenario de la Patria en Plaza Belgrano y el centro platense

Más de 40 coros locales que reúnen a mil cantantes le pusieron música a la Ciudad durante la mañana de ayer, sumándose así al programa de festejos previstos por el Bicentenario de la Patria y que también contó en la víspera con un acto en la Plaza Belgrano -13 y 40- organizado por el Centro de Estudios Manuel Belgrano, el colegio Santo Tomás Moro y vecinos.

Los coros se ubicaron en 8 y 48, 8 y 49, 8 y 50, 8 y 51, 9 y 51, 10 y 51, y 11 y 51, y calle 12 y 60, 12 y 59, 12 y 58, 12 y 57, 12 y 56, 12 y 55, y 12 y 54, cantaron en cada esquina y entregaron escarapelas a los transeúntes; más tarde llegaron hasta la puerta del Palacio Municipal con sus estandartes identificatorios y uniformes, donde interpretaron "Aurora"; "A que florezca mi pueblo", y el Himno Nacional. Participaron coros de colegios, instituciones, del Conservatorio Gilardo Gilardi, y de entidades profesionales.

En tanto, en la Plaza Belgrano se hizo el acto que incluyó el izamiento y homenaje a la bandera en el mástil mayor, y la entonación del Himno Nacional, el baile del Pericón Nacional; allí se sirvió chocolate con tortas fritas a los presentes.

De las actividades, participó el intendente de La Plata, Pablo Bruera, quien expresó que "el objetivo de nuestra Ciudad es garantizar la unidad y la paz de todos los argentinos", señaló Bruera. Y agregó: "En 128 años que tiene La Plata logramos una ciudad con grandes aportes en la educación, en el conocimiento, y en integración. Además, generamos una historia destacada en el deporte y la cultura, y nos estamos fortaleciendo en el turismo, que es un aspecto que nos inserta en el circuito internacional".

Al mediodía, la comitiva comunal se trasladó a 90 y 117, en Villa Elvira, donde se desarrolló la Jornada de Festejos Camino al Bicentenario, con trabajos de vacunación de niños (vacunas básicas y contra Gripe A) y de mascotas; presentación de bandas locales, juegos, stand de artesanos, empanadas y chocolate para el público asistente. Las actividades propuestas finalizaron con el Encuentro de Colectividades Extranjeras, "Un aporte a la identidad de la Patria", en Plaza Moreno.

Fuente: El DíaJustificar a ambos lados

Continúa la celebración del Bicentenario

Unos cuatro mil integrantes de 80 grupos de inmigrantes y descendientes de extranjeros participarán hoy de los festejos por los 200 años de la patria. El desfile comenzará a las 14:30. El cronograma de actividades para el resto de la jornada.
El canciller Jorge Taiana presidirá hoy desde las 14:30 el "Desfile de la Integración" en el Paseo del Bicentenario, con la participación de unos 4.000 integrantes de 80 colectividades que enriquecen la diversidad cultural de la Argentina.

El desfile recorrerá todo el tramo del Paseo del Bicentenario sobre la avenida 9 de Julio, desde el Obelisco hasta la avenida Belgrano. "Taiana encabezará de este modo uno de los más importantes eventos en el marco de los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo, un encuentro con la pluralidad que mostrará a través del colorido desfile la unión fraternal entre pueblos y la integración de la Argentina con Latinoamérica y el mundo", dijo Cancillería.

Con sus vestimentas típicas desfilarán miembros de todas las colectividades y comunidades que tienen presencia en el país.

El último acto de la jornada será en el escenario ubicado en la Plaza de la República. Habrá espectáculo de tango y folclore y participarán, entre otros artistas, Soledad, Gustavo Santaolalla, Victor Heredia, Teresa Parodi, Liliana Herrero y Peteco Carabajal.

Kevin Johansen + Entre Ríos, Nina y el Lobo, Lucio Mantel, Ama y Vaqueros Paganos por su parte, serán parte del segundo día de "25 La revolución", en el Konex.

Fuente: Hoy

La música latinoamericana pasó por los festejos del Bicentenario

León Gieco conmovió a la multitud en el Paseo del Bicentenario (Foto: Télam)

Hasta bien entrada la madrugada de hoy, los principales exponente del cancionera popular convocaron a medio millón de personas frente al Obelico, en el segundo día de las celebraciones.

León Gieco, Gilberto Gil, Pablo Milanés, Jaime Roos, Toto de Momposina, Víctor Heredia y Los Jaivas convocaron a medio millón de personas que en la avenida 9 de Julio, desde Corrientes hasta Belgrano, disfrutaron de la segunda y emotiva jornada de festejo por Bicentenario hasta entrada la madrugada de hoy.

"íQue maravilloso coro el de las voces colectivas de las conciencias!", dijo Víctor Heredia para agradecer la notable intervención del público en lo que fue la apertura de un poderoso y melancólico show que marcó el principio de un encuentro musical de calidad y de tono profundamente latinoamericano.

El escenario República colocado a espaldas del Obelisco albergó una propuesta variada que fue de los clásicos inoxidables de Heredia como "Sobreviviendo", "Razón de vivir", "Ojos de cielo" y "Ahora, coraje", hasta el sonido de la legendaria banda chilena Los Jaivas y a la alegría sofisticada de la colombiana Sonia Bazanta Vides, conocida como Toto de Momposina.

"La música que nosotros hacemos es la música de un pueblo que se llama Colombia, pero esa música es la música de todo Latinoamérica, en honor a todos nuestros ancestros", expresó la carismática vocalista promediando un show que hizo mover al público.

Secundada por una aceitada banda, Toto brilló al frente de una propuesta en la que combina con naturalidad ritmos africanos e indígenas, y a partir de bellas canciones como "El pescador" y "Matalé", que se potenciaron en el marco de una puesta en escena imponente.

Antes de las 20 y para acompañar a la gente que ya se agolpaba a los pies del escenario, pasaron nuevas figuras del folclore local como Lázaro Caballero Moreno, el grupo Pilcomayo y Laura Espósito y la Serenata de las 50 Arpas desde Paraguay.

Dentro de un clima festivo, se calcula que cada 45 minutos unas 80 mil personas se sumaban a esta fiesta musical que, en Corrientes se extiendió hasta Callao.

En una segunda jornada que se caracterizó por su grilla variada y colorida, abundaron las familias, los jóvenes, las banderas celeste y blanco y de todos los países de América Latina, los stands como el que tuvieron Las Madres de Plaza de Mayo.

Con el tema "Malas condiones" abrió su recital León Gieco, quien se erigió en el gran anfitrión de la noche, ya que compartió una canción con Jaime Roos ("Principe azul"), otra con Pablo Milanés ("Canción para Carito") y una con Gilberto Gil ("La Cigarra") .

Después de que Gieco desplegara todo su oficio con la música que la gente quería escuchar ("El ángel de la bicicleta", "Ojo con los Orozco" y "Los Salieris de Charly", entre otras composiciones), llegó el turno del cantante y compositor uruguayo Jaime Roos, quien conquistó a la audiencia con sus candombes y murgas.

"La Revolución de Mayo no fue importante solo para Argentina sino para Latinoamérica, acá empezó todo", disparó el artista en una suerte de síntesis del espíritu del encuentro de esta noche. En su repertorio no faltaron "Amándote", "La calle Durazno" y "Pierrot", la murga que escribió en 1985.

Desde un sonido impecable y ante una multitud , el trovador cubano Pablo Milanés abordó sus clásicos de siempre como "Yolandaö , "Vengo naciendo" y "Si ella me faltara".

Sin tiempos muertos y con una dinámica que seguramente influyó en la decisión del público de quedarse hasta el final, alrededor de las 2 de la mañana se subió al escenario el brasileño Gilberto Gil, quien desplegó sus contagiosas canciones en una propuesta tan original como imponente.

Gustavo Santaolalla y Mundo Alas también participaron de esta gran fiesta por los 200 años del país, en la que los artistas y el público fueron protagonistas.

Fuente: El Día

La mezzo-soprano galesa Katherine Jenkins es éxito en el mundo

QUE LOOK "TENGO LA ESPERANZA DE APORTAR UN POQUITO DE GLAMOUR A LA ÓPERA", DICE.

Una cantante de "Pópera"

La mezzo-soprano galesa es éxito en el mundo por su voz, su repertorio pop y su imagen tan sensual.

Por: Sandra Commisso

Lejos, muy lejos del estereotipo de la cantante de ópera a la que el público masivo está acostumbrado, Katherine Jenkins parece romper el molde. Además de su dotes líricas, la cantante galesa (que está a punto de cumplir 30 años) tiene una imagen glamorosa que cuadra más con una actriz de Hollywood o una top model. Y que ella reivindica sin culpas. De visita en Buenos Aires, Jenkins habló con Clarín mientras aquí se edita su séptimo álbum, Believe.

Su formación, desde muy joven, fue en The Royal Academy of Music en Londres. "Siempre pensé que iba a recorrer el camino clásico de las cantantes de ópera. Pero en cuanto me gradué, me ofrecieron grabar seis álbumes y me convertí en una cantante de ópera que graba discos, más que en una que canta en vivo, como es más habitual".

Sin embargo, su concepto de la música clásica y la ópera, en parte, tal vez sea una explicación al fenómeno masivo que genera en el mercado discográfico. "Adoro la música clásica y la ópera, me formé con ellas, pero también creo que deben ser géneros accesibles para todo el mundo no sólo para ciertas clases o elites. Por eso mezclo diferentes géneros en mis discos. La idea es cantar canciones populares con mi voz operística, como para que la gente sienta que puede acceder a esa experiencia clásica", explica.

¿Puede cambiar mucho la voz de acuerdo al repertorio?

Siempre me cuido mucho cuando tengo que adaptar la voz a distintos géneros y canciones, Por ejemplo, cuando canto Parla Piú Piano, el tema de amor de El Padrino, puedo aprovechar mi formación con la ópera pero si interpreto Angel o No Woman No Cry, tengo que encontrar un tono más íntimo, que congenie mejor con ese tipo de canción.

Jenkins cita a Maria Callas, Luciano Pavarotti, Plácido Domingo como referentes fundamentales en su carrera. Pero también voces como las de Judy Garland, Barbra Streisand y Edith Piaf están en su altar de admiración. Y para alguien como ella, que trabaja tanto su imagen como su voz, Marilyn Monroe, Doris Day y Madonna son las mujeres que tiene de ejemplo. Sus curvas sensuales y su cabellera rubia llaman tanto la atención como su voz.

Katherine confiesa que cuando está en su casa o manejando su auto le gusta escuchar a Lady Gaga, Beyonce, Shakira, Alicia Keys, Jay-Z. Todo bien pop.

¿La belleza ayuda para armar una carrera en un género más clásico como la ópera?

Siempre fui muy femenina, y tengo la esperanza de aportar un poquito de glamour a este tipo de música. Muchas veces pienso en la gente más joven, a la que la ópera le puede parecer aburrida, y creo que junto con otros artistas que han aparecido en los últimos años, como Il Divo o Andrea Bocelli, estamos tratando de darle al género una "lavada de cara".

¿Alguna vez pensaste en dedicarte de lleno al pop o al rock?

No, la verdad que no. Me encantan, pero no creo que sea buena para eso. Para ser una rock star hay que ser cool y yo no creo que sea muy cool.

Esta es la primera vez que visita la Argentina y dice que siempre soñó con venir. "Ahora que estoy acá, espero tener tiempo para ir a ver espectáculos de tango y, a lo mejor, tomar alguna clase de baile. Estoy muy entusiasmada con cantar en el estadio de River en un partido de fútbol", dice (Ver Info).

La cantante dice que se muere por conocer a Diego Maradona. "Tengo una camiseta firmada por él, está colgada en una pared de mi casa en Londres", asegura. "La gente acá ha colmado mis expectativas. Todo el mundo con que me he cruzado es muy afectuoso, alegre, amable. Ya estoy pensando en cuándo voy a volver".

Jenkins está de novia hace dos años, pero el entusiasmo la lleva a confesar. "Si no estuviera de novia, vendría a la Argentina a buscar novio; acá son todos lindos". Candidatos no le faltarán y, además, está acostumbrada a los piropos. Y a algo más. Muchos hombres, deslumbrados por su belleza y su voz, le han ofrecido casamiento. A todos -eso dice- los rechazó con humor y delicadeza...«.

Información

La cantante actuará hoy en el programa de Susana Giménez, y mañana en el estadio de River antes del partido entre la Argentina y Canadá.

Fuente: Clarín

El ritmo, el grado cero de la música

A BATIR PALMAS. El profesor enseñó a crear ritmo con cada parte del cuerpo Foto: FOTO GENTILEZA PROSCENIO

Un integrante argentino del grupo Mayumaná estuvo en Buenos Aires para entrenar el cuerpo en una auténtica escuela de ritmo. A partir de tambores improvisados, la percusión demostró que puede convertirse en un elemento de alegría

Por Leonardo Tarifeño
De la Redacción de LA NACION

Pum pum ta ta pum pum ta ta pum pum pum puuuuum! Para la gente de todas las edades reunida un jueves de calor y tráfico en el primer piso de una escuela de comedia musical en el barrio de Belgrano, esos no son ruidos, ni música, sino la fórmula secreta de la felicidad. O mejor dicho: seguramente son ruidos, tal vez tengan algo que ver con la música, pero nada de eso viene al caso porque el nombre es lo menos importante de la felicidad.

Dicen que la percusión fue la primera actividad musical del ser humano; por lo que se ve (y escucha) entre las paredes y los espejos de este cuarto, tal vez sea la música en estado puro, su grado cero, el germen que habita oculto en cada tarareo. Contra una pared, Walter Zaga se sienta sobre un tacho de pintura y aferra otro con sus piernas. A su izquierda y derecha, dos filas de personas en jogging lo imitan y observan, cada uno con su tacho, como una versión tamborilera del flautista de Hamelin. Zaga es uno de los integrantes argentinos de Mayumaná, el grupo de danza y percusión de origen israelí que desde mediados de los años 90 bate records mundiales de emisión de adrenalina con sus espectáculos, Momentum y Adraba (¡para niños!) entre ellos. Ahora Zaga está en Buenos Aires para, en sus palabras, "enseñar que cualquiera puede disfrutar de la música, porque este placer siempre es accesible para todos los dispuestos a descubrirlo y compartirlo". La cosa no parece complicada: el profe golpea el tacho, tam ta tam ta pum pum, el vecino tiene que hacer lo mismo, luego el otro, y el otro, siempre sin perder la estela del ritmo, y así hasta que la rueda llega nuevamente al director, quien ahora ensaya un pum pum tam pum pum tam más rápido, de vértigo, que cada uno interpreta a su manera, sin preocuparse tanto por un pum o un tam particular como por el acento, la cadencia, el lazo invisible que pasa por la sonrisa de uno y llega a los brazos del otro y parece detenerse en las manos del niño que ríe pero pierde el pulso hasta que su padre, a la izquierda, lo recupera y lo lanza hacia una rubia luminosa y suave, que puntea su tacho con cariño y asegura cada trazo sonoro con una delicadeza impensable a esa altura, justo cuando el profe cierra la ronda con un tam ta pum pum victorioso y final. En el aire flota una sensación de alivio sabroso, euforizante, que deja a todos con ganas de más aunque todavía no se sepa bien de qué. Es la magia del ritmo, el latido colectivo que une a estos aprendices de palmada alegre y sonrisa fácil, miembros de una cofradía para quienes el cuerpo es la materialización de la música puesta en marcha por quien se anime a tocar un tambor.

O en todo caso, un tacho. El seminario, cuyo objetivo es el "entrenamiento rítmico-corporal" comenzó el día anterior, y esta mañana la mujer de la limpieza no sabía qué hacer con tanto tacho desparramado por el que alguna vez fue un estudio de danza. Tan alarmada estaba, que apenas vio el panorama fue a buscar a Fernando, el director de la escuela, para preguntarle qué había ocurrido la noche anterior. No son pocos los que reaccionarían de la misma manera ante la idea de sumar el tacho de pintura al pentagrama de los ritmos populares, aún cuando ya los primeros humanos hicieron algo no muy distinto con cueros y cortezas de árboles o frutas, y varios siglos después los humanos post-postmodernos recuperaron la tradición a partir de Stomp, Barbatuques y los propios Mayumaná, entre muchas otras agrupaciones actuales. Sin embargo, la música y el arte se han complejizado tanto que nada parece más rebuscado y distante que las fuentes. La mano sobre el tacho evoca la llamada de la música africana que en Latinoamérica desembarcó primero en las costas de Cuba, Brasil y Colombia, su eco le da voz a los tambores santeros que llegaron a Santiago de Cuba a través de los esclavos nigerianos, recorre el nordeste brasileño en cada vuelo de los capoeiristas de origen angoleño, se pierde en las faldas de las colombianas Totó la Momposina o Petrona Martínez y finalmente aterriza en una escuela del barrio de Belgrano donde, por alguna razón (¿mágica?) nadie quiere desprenderse de su tacho a pesar de que el profe lo exige. Los alumnos rezongan mientras lo dejan a un costado, igual arman dos filas enfrentadas y recién vuelven a sonreír cuando la línea rítmica que propone Walter se forma al golpear las palmas con los hombros, el pecho y los muslos. Una fila avanza, la otra retrocede; la pregunta y respuesta básica en cada forma musical cobran vida, brazos y piernas, y el duelo no es sino un juego en el que todos ganan. Zaga aprendió esto mismo en sus trasnoches como cocinero en Europa, en sus changas de inmigrante legal o no tanto por los rincones donde se necesitara un sudamericano aguantador. Al final de estos trabajos, Zaga se reunía con otros inmigrantes e improvisaba danzas y música con africanos, asiáticos y otros latinoamericanos que mezclaban el ritmo de uno con el folklore del otro, en canciones que algún día se antologarán como los himnos perdidos del migrante global. Así, un día como cualquiera, en Israel se anotó a un casting de Mayumaná y la suerte decidió regalarle un hogar. "Mi casa no es un lugar en particular, porque por supuesto viajo mucho y Mayumaná te llama de un día al otro para que vayas a cualquier ciudad del mundo -cuenta-, pero a veces siento que mi casa es la música, o lo que hago con mis compañeros con el cuerpo, o el ritmo en sí mismo. Ese juego tiene mucho de hogar, y cuando otros lo entienden y lo practican con uno, es como encontrar un amigo, o un hermano, o el miembro de una familia secreta". En Buenos Aires, Zaga debe haber encontrado a varios hermanos de ritmo, porque las frases que los demás enarbolan mientras golpean su cuerpo se vuelven cada vez más rápidas, sin que él las pueda controlar. La amplia mayoría de las entusiastas son mujeres; sus sonrisas brillan sin falsos pudores, sus cuerpos acompañan las palmadas con saltos lo suficientemente graciosos como para que ningún hombre las pueda imitar. ¿El ritmo será cosa de mujeres? ¿O sólo de quien tenga el alma tan ligera como para poder encarnarlo? Ya sentados en círculo, el profe invita a los discípulos a verbalizar sus experiencias, y lo que más se menciona es la derrota de la vergüenza y la alegría de unirse a desconocidos a partir de una experiencia hasta entonces también desconocida. "Primero me preocupaba mucho por seguir cada golpe de los que hacías -dice el niño-, pero después me di cuenta de que podía seguirlos mejor si me tranquilizaba y me dejaba llevar". Los demás coinciden. Se supone que habla del ritmo y de la música, dan ganas de creer que también apunta a un conocimiento de la vida que aún no debería tener (o que acaba de alcanzar).

En los últimos momentos de la clase, Zaga propone una relajación muy similar a la de una clase de yoga. Los alumnos se recuestan sobre el piso de madera, cierran los ojos y dejan que el cuerpo eche raíces en todo lo que vivió. Una leve música africana acompaña el ensueño. Minutos después, cuando se levantan, la euforia y la alegría de instantes atrás regresan bajo la forma de una comunión clandestina y palpable. El ritmo que antes los unía a través de frases o golpes en los hombros ahora se conecta en roces, pequeñas palmadas, sonrisas cómplices o carambolas de silencios. "Walter, ¿nos podemos llevar los tachos?", pregunta uno. Y cuando salgo a la calle, a un lado y al otro de Cabildo, escucho tam tam pum pum tam tam purruuum tam tam.

Fuente: La Nación