Marcando el rumbo


Verónica Spross de Rivera

El éxito de nuestros deportistas en los recientes Juegos Panamericanos demuestra que el trabajo bien hecho engendra buenos resultados. Los programas de las federaciones, la Confede y el Comité Olímpico Guatemalteco han tenido resultados sobresalientes en algunas disciplinas. Debe considerarse el esfuerzo personal de los deportistas y de sus entrenadores, quienes estuvieron a la altura esperada al haber logrado 15 medallas, 7 de las cuales fueron de oro.

La karateca María Dolores Castellanos indicó que en algunos momentos tenía ganas de retirarse y dejarlo todo, especialmente cuando los pies le sangraban y tenía moretones en todo el cuerpo por el arduo entrenamiento al que se sometió.

Sin embargo, indicó que todo sacrificio valió la pena, frente al éxito alcanzado de haber quedado en primer lugar en su categoría. Todos los deportistas que obtuvieron una medalla coinciden en que se entrenaron muy fuertemente, con una entrega y compromiso nunca antes visto.

Así como se ha logrado tener mejores resultados en estos Juegos Panamericanos que en ocasiones anteriores debido a la planificación, organización y compromiso de muchas personas, incluyendo a los propios deportistas, quienes contaron con el apoyo y soporte para poder desarrollar su potencial, de la misma forma Guatemala requiere un trabajo aún más coordinado y efectivo para alcanzar el desarrollo económico y social.

Nuestra más ansiada medalla de oro sería la reducción de la pobreza y de los indicadores asociados como la desnutrición, el analfabetismo y la mortalidad infantil. Tenemos que trabajar arduamente para llegar allí. Escalar posiciones en el medallero o ranking mundial de competitividad requiere que se permita a los mejores entrenadores hacer su trabajo. El símil sería nombrar en el próximo gobierno a los mejores ministros, que cuenten con las más altas capacidades para llevarnos a los resultados que tanto deseamos de crecimiento económico y progreso social.

El proyecto Lineamientos de Política Económica, Social y de Seguridad para Guatemala 2011-2021, desarrollado por el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales constituye una propuesta que de forma integral sugiere cambios para la próxima década en las mencionadas áreas, tomando en cuenta la situación actual del país o punto de partida. El propósito es que los funcionarios públicos focalicen sus esfuerzos en acciones que se traduzcan en mejoras sensibles en la calidad de vida de todos los guatemaltecos.

Los objetivos que el proyecto persigue incluyen acelerar y mejorar las tasas de crecimiento económico; promover el desarrollo social y mejorar la seguridad ciudadana. El deseo de marcar el rumbo proponiendo las reformas necesarias para el país no es un ejercicio nuevo.

Un esfuerzo similar se ha llevado a cabo en cinco ocasiones. Sin embargo, estamos ahora ante una encrucijada, donde el gobierno entrante podrá tomar decisiones que nos lleven realmente a una ruta con mejores resultados, o nos podemos empantanar aún más con insuficiente crecimiento económico y mayor endeudamiento.

Como indica el documento de CIEN, cuando observamos turbulencia en el horizonte es cuando más se necesita tener pulso firme, la visión clara y el rumbo definido. En estos momentos, el proyecto de país debe prevalecer para beneficio de todos los guatemaltecos, y especialmente de quienes necesitan más urgentemente la creación de empleo, servicios públicos de calidad y transparencia y efectividad en el uso de los recursos fiscales, que son siempre escasos.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo 21", el día miércoles 02 de noviembre 2011.